Widgets Magazine

Cosas que jamás debes hacer en Argentina.

No se te ocurra decir que el vino francés es mejor o limpiar la bombilla del mate

Nuestros hábitos o costumbres pueden significar una falta de respeto en otros países o, por lo menos, provocarán que nos vean como “bichos raros”. Nunca está de más saber ciertos códigos del destino que visitemos para una mejor convivencia. Si viajas a Argentina, haz caso de los siguientes consejos.

 

Molestar a la hora de la siesta

Sobre todo si visitas las zonas menos urbanas de Argentina. No hay un horario oficial, pero puede ser entre las 12 y las cuatro de la tarde. Las tiendas se cierran, las calles están tranquilas y no hay por qué hacer ruido.

 

Esperar que el transporte pare siempre

Es muy normal que los turistas se queden esperando en las estaciones por un rato largo sin darse cuenta de que tienen que levantar el brazo para que el transporte colectivo les haga la parada.

 

Cenar antes de las ocho de la noche

Si el restaurante ofrece la cena antes de las 20 horas, es porque se trata de una trampa para turistas. Este dato se cumple en el 80% de los casos. Los locales comen pasadas las nueve de la noche, y las cocinas cierran tarde (a medianoche, en general).

 

Decir que los aperitivos tienen gusto a remedio

La cultura del aperitivo (con el Fernet en la cabeza) es muy fuerte en Argentina. Si quieres lo puedes evitar, pero

muchos podrían tomarlo como un insulto. El secreto para principiantes es éste: más gaseosa y mucho hielo en el vaso para diluir ese supuesto sabor a “jarabe”.

 

Limpiar la bombilla del mate

Sí, el mate pasa de boca en boca. Y no, no está bien visto pasarle una servilleta para “limpiar” la bombilla antes de tomar. El ritual más argentino está lleno de otras reglas, pero con esta norma básica ya te aseguras de no ser rechazado, antes de probarlo.

 

Evitar el contacto al saludar

Si hay un mínimo de confianza, aunque se trate del amigo de un amigo de un amigo, se saludan con un beso. La frialdad de pararse a un par de metros y saludar con la mano, molesta. Así que es mejor acostumbrarse al contacto físico y acordarse de que es un solo beso, ni más ni menos.

 

Salir a bailar temprano

“Los boliches”, que son los “antros” o lugares de entretenimiento nocturno, están vacíos antes de las dos de la mañana. Puede que esta información sea difícil de procesar, pero es fundamental para los que esperan con ansiedad la vida nocturna. La siesta es casi obligatoria para aguantar hasta tarde

 

Pedir huevos para desayunar en cualquier bar

El desayuno “más americano” y potente ya está en muchísimos lugares del país, pero el buffet no es normal, menos en los locales más autóctonos y turísticos donde reinan las medialunas. Lo mejor es desayunar tus huevitos en el hotel y salir a probar las piezas clásicas de la pastelería local.

 

Ser irrespetuoso en la cancha de futbol

Una atracción turística que muchos eligen, como ir a mirar tango, es ver un partido de futbol. Las agencias que consiguen entradas lo suelen repetir, pero es importante que sepas los códigos básicos: no debes festejar frente a los hinchas del equipo contrario o vestir la playera del equipo opuesto en territorio de otro.

 

Decir que el vino francés es mejor

El vino también es cosa seria. Tan seria como la carne. Es cierto que hay cepas riquísimas en muchos lugares del mundo, desde Chile hasta Francia, pasando por Sudáfrica, pero no hay necesidad de festejarlas en el terreno argentino. Disfrutar de una copa de Malbec local sin molestar a nadie es la consigna.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado