Widgets Magazine

Del orden a la prosperidad

 Para vivir en abundancia solo hace falta poner un poco de orden en nuestros espacios

Hay momentos en la vida en lo que todo fluye, todo se mueve y se renueva. En cambio hay otros donde podemos sentirnos atascados, restringidos por la falta de oportunidades, y cansados por tener que sortear obstáculo tras obstáculo. Nuestro exterior en buena medida es reflejo de nuestra situación interior e incluso del flujo energético de nuestras circunstancias. Donde tengamos cosas apiladas (papeles, ropa, utensilios domésticos…) la energía se obstruye. ¿Sientes que hay algún bloqueo en su vida? Échale una mirada a tus espacios. La cocina, el lugar que simboliza la prosperidad, debe permanecer limpia, en orden, con una despensa bien surtida. Vale la pena revisar las alacenas. Muchas veces vamos acumulando latas y alimentos vencidos… Deshazte de estos. O bien, algunas personas tienden a acumular medicamentos, como si quisieran estar prevenidos frente a una enfermedad o porque tienen miedo de enfermarse.

La recomendación es verificar la fecha de vencimiento de las medicinas; lo que ya no sirva, a la basura, y lo que sí juntarlo todo y a guardarlo en una caja. Lo mismo aplica para los maquillajes porque, ojo, tienen fecha de vencimiento. Revisa toda la ropa que guardas en tu closet, decide qué se queda y qué se va. Pasa la mirada por todas las áreas de tu hogar, donde encuentres desorden, cosas amontonadas o un acomodo poco armónico es ahora de arreglar, botar o regalar. Eso sí, a la hora de donar es importante hacer un pequeño ritual de agradecimiento a fin de liberar los objetos de la carga energética que les haya impuesto. Agradece y bendice el servicio que te brindaron y entrégalas libres, listas y limpias para que hagan feliz a alguien más.

Tan pronto empieces a despejar tus espacios notarás cambios importantes en tu vida. Lo primero será una mejor disposición mental y emocional. Limpiar nos hace deshacernos de lo que ha dejado de aportar valor a nuestra vida, nos hace libres, nos dota de espacios más amplios y de libertad de movimiento. Lo segundo que cambiará serán tus circunstancias. No te sorprendas si de pronto te sientes más inspirado, si empieza a fluir la creatividad, si te llegan oportunidades de la nada, o si los asuntos que no se habían podido definir, por fin, caen en su sitio. Lo tercero que notarás es que ahora estarás listo para recibir más y mejores oportunidades. En lo laboral, lo económico, en tus ideas, en el amor, en las relaciones con tu familia. La prosperidad no se limita al aspecto financiero. Es un abanico amplio que nos regala bienestar, afecto, felicidad, creatividad y paz. Hazte del hábito de mantener tus espacios libres de obstrucciones y prepárate para una vida de prosperidad.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado