Widgets Magazine

Don o Doña

Ojalá que el adjetivo que sigue a esos puntos suspensivos sea tal que, con sólo escribirlo, ya cambie la vida de alguna persona

Se llama Lourdes; pero en su pueblo la apodan “doña Alegría”, porque una sonrisa tenaz jamás desparece de sus labios. Y no  se equivocan, su sobrenombre  es realmente su definición: un  pedazo de felicidad, que, por fortuna, aún abunda en este mundo.

Doña Alegría no es mujer de siempre está dispuesta a hacer grandes ideas y vasta cultura; no tiene estudios universitarios  ni imparte conferencias. Ella vive feliz, dice, porque basa sus actos en una sola máxima: “No creer sino el bien que oigo; y disculpar todo el mal que veo¨ Esto la hace tal vez sin que siquiera lo sospeche una mujer completamente libre.

La vida le ha dado algunas sorpresas poco agradables; pe- ro en cada una siempre disculpa el mal: “se habrá equivocado”, “no se dio cuenta”, “ya me lo devolverá”, “no es para tanto; además, lo hace sin malicia”. Y acto seguido se pone a sonreír y sonreír, siempre sonreír. Ahí reside la fuerza de este gigante del gozo.

Cree que el mundo es un mon- tón de gente optimista y buena, pero que a veces se equivoca. No quiere pecar de ingenuidad, pero prefiere que la engañen cuatro o cinco veces a recorrer su existencia desconfiado y cuidándose de los otros. Y saben? me parece que si el mundo viviera de acuerdo a esta simple y sencilla filosofía todo sería más facil y la vida más feliz.

Además, “Doña Alegría” siempre está dispuesta hacer cualquier cosa cuando se trata de socorrer a los demás. Para ella decir “pobre” y no decir “ayuda”, es como si un químico dijera “agua” sin pensar en hidrógeno y oxígeno”. Y no es que tenga muchos bienes, pero su sonrisa posee suficientes vatios para iluminar a muchos corazones necesitados. Por lo demás, tampoco teme quitarse un boca- do para dárselo a un pobre que toque a su puerta.

Muchas espontáneas reacciones que ocupan su vivir diario podrían citarse en este escrito.

Veamos sólo una:

Cuando sus cuatro hijos apenas estudiaban la primaria y secundaria, a cada uno le asignó a su cuidado un pobre de las inmediaciones de su pueblo: “Ustedes se las ingeniarán para ver cómo ayudarle”, les dijo. Así, hizo de su casa un bullir de iniciativas por los demás. Hasta el punto que hay días en que su casa parece un comedor de Hermanas de la Caridad.

De este modo, entre sonrisa y sonrisa, pasa su vida sirviendo y esparciendo alegría. Creyendo sólo el bien que oye, y disculpan- do todo el mal que ve.

Pienso que si sus buenas obras, en vez de ser hechos vivos fueran ideas escritas, sería de lo más leído en libros y diarios. Porque la verdadera felicidad tiene buen mercado, aunque parezca que su precio es tan alto que pocos pueden comprarla.

“Doña Alegría” es, sí, un testimonio encarnado de la loca carrera por esa felicidad. Aquélla que por ser paradójica -“morir para vivir”-, hace parecer como revolucionarios y locos a todos los que la buscan con sinceridad.

Y me pregunto qué pasaría si muchos de nosotros siguiéramos los pasos de “Doña Alegría”. Más aún, te lanzaría hoy el reto a ti, que lees estas páginas: ¿por qué título te conocen? Eres don o doña… ¿qué? Ojalá que el adjetivo que sigue a esos puntos suspensivos sea tal que, con sólo escribirlo, ya cambie la vida de alguna persona. De ti depende, don/doña..

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado