Widgets Magazine

Gate of Mercy: Es momento de hacer algo

La pobreza es un problema que aqueja a nuestro planeta. Ya no podemos quedarnos de brazos cruzados ante esta situación. Por eso nace Gate of Mercy. ¡Conoce este movimiento!

Texto: Arian Ojili Fotos: Luis Castrejón Video: Omar Ibarra

Es verdad que el planeta sufre, y constantemente es mutilado junto a su gente. Se hunde
ante problemas de pobreza, desnutrición, violencia e injusticias, que nos llenan de coraje y nos hacen querer hacer algo para disminuir esas estadísticas y tener un mundo mejor.
Pero también es verdad que cada vez más jóvenes dedican su tiempo y vida a generar acciones para vencer males tan grandes como la pobreza y la injusticia.


‘Hagamos de la pobreza historia’, es el lema de cientos de jóvenes que se han unido a un movimiento que cobra fuerza a cada paso: ‘Gate of Mercy’, el puente más conocido de Jerusalen es una fundación de caridad que obtiene donaciones de personas de todo el mundo. Es una plataforma en la cual con pasión y creatividad buscan encontrar alternativas para dar un respiro a nuestro planeta y demostrar que la esperanza existe.
Conocimos a algunos de los integrantes de esta iniciativa, quienes nos contaron sobre sus proyectos. ¡Ven, es momento de hacer algo!

¿Cómo surge Kelafo Project?

En medio del desierto, Carlos Salinas Ramos nos contó cómo surge este proyecto, el cual germinó en un viaje a Kelafo, un pequeño poblado situado en la región somalí de Etiopía, que se encuentra en medio del desierto, y donde miles de personas viven ahí sin ninguna oportunidad de superar la situación de pobreza en la que se encuentran.
En ese lugar fue donde este joven emprendedor conoció lo que es la pobreza extrema; experiencia que no debía olvidarse sino hacer algo al respecto.
Para hacer del proyecto una realidad, Carlos Salinas Ramos y Grecia Contreras, se asociaron con un sacerdote católico llamado Christopher Hartley, y una monja, Mary Joachim. Ellos tenían el deseo de construir una clínica médica en aquella ciudad, porque la gente está muriendo de enfermedades que son tratables, como la desnutrición, la deshidratación, la diarrea o heridas simples que se infectan.

Gracias a Gate of Mercy, esta clínica está punto de convertirse en una realidad.
“Acordamos que nosotros nos encargaremos de recaudar los fondos para construir la clínica y ellos buscarán la donación del terreno, encontrarán a los doctores, conseguirán las medicinas, darán el mantenimiento y proporcionarán todo lo que la clínica llegara a necesitar en el futuro”, comentó Carlos y Grecia.

Las tareas para recaudar fondos comenzaron, y con ellas los retos y complicaciones. Los chicos cuentan que en diciembre les dijeron que la clínica no podía ser construida en Kelafo, debido a los problemas políticos y económicos del lugar. Por lo tanto, el sacerdote y la hermana lograron obtener un trozo de tierra en un pueblo cercano llamado Gode. Lugar donde la clínica será construida.

El arte es nuestra arma
El proyecto Kelafo ha recaudado 30 por ciento de su objetivo, y ahora se encuentra en una nueva face, donde Mariana utilizó su talento para crear obras que en un principio pensaban subastar, pero que mejor se transformarán en una marca de ropa, para con ella recaudar fondos para la labor.
“La situación en la que vivimos nos ayuda a mirarnos y ver el arte, la idea es que por medio de estas actividades logremos un cambio, un movimiento; empatía”.

Lo bueno
El beneficio de trasladar el proyecto a esta ciudad, es que el sacerdote y la monja ya cuentan ahí con un programa llamado ‘Tamara Project’ el cual ayuda a las mujeres que son VIH+, que entraron en la prostitución con el fin de superar la pobreza, pero que salieron del negocio.
“La clínica se centrará en las personas VIH+; porque en la clínica local, la mayoría de las veces, no son bienvenidas, y si lo son, no se les trata de manera adecuada, lo que las lleva a una situación en la que mueren en las calles, con sus hijos viendo la escena completa; y nadie puede o quiere hacer algo para ayudarlas”, explicaron los integrantes del proyecto.

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado