Widgets Magazine

Cómo limpiar las manchas de maquillaje en tu ropa

Con Rímel, base o hasta lipstick podemos manchar nuestra ropa, pero tiene solución; sólo sigue estos pasos para limpiar tu prenda favorita a la perfección.

Sabemos lo desesperante que puede ser estarte poniendo una camisa blanca y mancharla de maquillaje. ¡Dios!

Debido a esto es necesario cambiar completamente de outfit y nunca estamos seguras de cómo quitar dicha mancha. No sabemos si lavarla con agua caliente o llevarla a la tintorería.

Si piensas que ya no habrá vuelta atrás, no entres en pánico, sí la hay, el truco está en reconocer que tipo de producto es el que manchó la prenda.

¡Toma nota!

Maquillaje líquido (Base de maquillaje, BB Cream, Rímel)

En su mayoría, estos productos están hechos a base de aceite, por lo tanto, necesitas removerlos lo más pronto posible.

Empieza quitando cualquier exceso de base líquida en la prenda con un cuchillo o algo similar. Hazlo con cuidado para tratar que el producto no penetre más en la ropa.

Puedes usar jabón lavaplatos, es ideal para quitar este tipo de manchas. Moja la parte afectada y aplica un poco con un cepillo de dientes suave. Talla hasta que veas que la mancha desaparece y luego lava la prenda como lo harías normalmente.

Otra opción puede ser aplicar un poco de agua oxigenada en la mancha y tallar con el cepillo de dientes. ¡Verás como desaparece el maquillaje!

Crema (lipstick, bases y blush)

Estos productos están hechos de una combinación entre aceite y cera. Por lo que debes comenzar a limpiar con un detergente normal, aplica unas gotas sobre la mancha y déjalo actuar unos cinco minutos antes de lavar.

Si no se quita por completo, acude al jabón lavaplatos y repite los pasos para retirar el maquillaje líquido. Evita frotar el área afectada para que la mancha no se haga más grande.

Polvo (Bases, blush y sombras)

¡Antes de tallar, sopla! Seguramente que en tu intento por quitar el maquillaje en polvo, pasaste la mano y la mancha se quedó en tu blusa. Si esto te vuelve a suceder, lo primero que tienes que hacer es soplar el producto o ayúdate de una secadora para quitar el exceso.

Si queda algún rastro, moja un algodón con un removedor de maquillaje y talla suavemente y listo.

Con información de: ELLE

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado