Widgets Magazine

¿Rejuvenecimiento vaginal?

Podrías estar interesada en este procedimiento y aún no saberlo…

El ámbito cosmético crece día con día y se expande cada vez más en cuanto al rejuvenecimiento se refiere, y por supuesto, esto abarca todo el organismo.

De acuerdo con los expertos, el rejuvenecimiento genital femenino no representa únicamente una mejora estética sino que incide de forma positiva en la autoestima de la mujer y automáticamente mejora su calidad de vida sexual.

 

Tiene 3 distintas funciones:

  • Puede ser un estrechamiento de la vaginal, esto ayuda recuperando el tamaño y firmeza que permite una mayor fricción o la restauración del punto G para mejorar el placer sexual.
  • También, se puede hacer una reconstrucción estética que mejore la simetría de los labios, monte de Venus, arreglar algún problema de tamaño o estética y atenuar el obscurecimiento.
  • En cuanto a lo funcional se refieres, este procedimiento ayuda a remediar la incontinencia urinaria y mejoras postmenopáusicas.

 

¿Quién se puede someter a este procedimiento?

Cualquier mujer mayor de 18 años es candidata para someterse a alguno de estos procedimientos. Los requisitos básicos incluyen el tener claras las expectativas y una valoración médica que avale el motivo, ya sea por razones de parto, menopausia o simplemente la anatomía natural, el rejuvenecimiento vaginal es más común de lo que creemos, y regularmente no presenta complicaciones, siempre y cuando la lleve a cabo un profesional.

 

La vaginoplastia convencional que se ha realizado en los últimos años es un procedimiento quirúrgico destinado a devolverles a los músculos vaginales la tonicidad perdida por partos o por el envejecimiento, o el procedimiento destinado a reconstruir o a cambiar el aspecto de la vagina por razones estéticas u otras.

Como cualquier operación, esta técnica se lleva a cabo bajo anestesia general o local con sedación y puede requerir una estancia de una noche en la clínica o el hospital.

La vaginoplastia con láser Fotona no es una intervención quirúrgica, por lo que no se necesita anestesia, no es dolorosa y no se precisa ingreso hospitalario, la paciente se incorpora a su vida social de manera inmediata”. “Ambos tratamientos tienen como objetivo tensar el músculo vaginal, consiguiendo mayor fuerza y capacidad para contraer, y estrechando el canal vaginal.

Incontiláser

Este tratamiento está indicado para la incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) de leve a moderada. Se trata de una pérdida de orina que se produce al realizar una mínima actividad física, como ejercicio o al toser, reír o estornudar. El tratamiento con Láser Fotona trabaja con tecnología térmica smooth-mode sobre el tejido vaginal estimulando la remodelación del colágeno en la uretra y en la pared vaginal anterior. Así se consigue una contracción y tensado del tejido de la mucosa vaginal por el incremento de colágeno, lo que aporta mayor apoyo en la vejiga y la recuperación de la función normal de continencia.

Número de sesiones. 

Se recomiendan 2 sesiones (con un intervalo de entre 3-4 semanas) para aliviar el estrés y la incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada. 

IntimaLáser

Trata de una manera muy parecida, aunque con distintos parámetros, el llamado “Síndrome de Relajación Vaginal”, que es la pérdida de la forma estructural óptima de la vagina, lo que da como resultado una laxitud de los músculos de esa zona. Esta condición se asocia con el estiramiento excesivo de la cavidad vaginal
durante el parto, así como el envejecimiento natural y en algunos casos está vinculado a un factor genético.

¿Resultados del tratamiento? Tensado del canal vaginal. Mayor satisfacción sexual. Una mejora significativa en la calidad de vida. Si has sido mamá hace poco, la doctora García Bonome afirma que “aunque cada caso requiere de valoración médica, a partir del tercer mes ya podría practicarse el tratamiento si no existiese mayor problema”.

Número de sesiones. 

Se recomiendan 2 sesiones (con 3-4 semanas de diferencia entre ellas) para obtener grandes mejoras en la estrechez vaginal y una mejora en las relaciones sexuales. 

Ventajas de ambos tratamientos

– Prácticamente indoloro y sin incisiones, sin suturas.
– La solución más rápida (cada sesión dura unos 20 minutos) y más fácil para el paciente que evita las complicaciones indeseables presentes en otros métodos.
– Recuperación rápida sin necesidad del uso de analgésicos o antibióticos.
– No necesita ninguna preparación especial antes del tratamiento, ni precauciones postoperatorias.
– La paciente regresa inmediatamente a su actividad diaria.

Blanqueamiento vulvar

Existe además un tercer tratamiento con un enfoque solo estético para blanquear al vulva. Este tratamiento requiere de dos a tres sesiones cada 3-4 semanas. Antes de las sesiones se recomienda aplicar crema anestésica para evitar molestias.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado