Widgets Magazine

Sara Bareilles Creadora brillante

Por: Fabian Waintal

Habiendo ganado fama por aquella promesa de no escribir una canción de amor, con la canción que justamente se llamó Canción de Amor (Love Song), Sara Bareilles entró al mundo de la música por la puerta grande con un triple disco de platino, por aquel tema que incluso iTunes lo había regalado en la primera semana del lanzamiento. Hasta cuando aceptó el desafío de componer las canciones del musical de Broadway ‘Waitress’ fue nominada por duplicado a los premios Grammy y Tony, mientras espera ahora una nueva nominación al Premio Emmy por haber representado en televisión con John Legend el musical ‘Jesucristo Superstar’. Será por eso que resultó ser la mejor opción, a la hora de ser elegida para presentar la próxima entrega del Premio Tony.

– ¿Cuáles son tus primeros recuerdos con la música o aquella primera época en que empezaste a tocar el piano?
– Yo había empezado a tocar instrumentos cuando era muy joven. Y es interesante porque aunque teníamos un piano en casa, no escuchábamos demasiada música. Mi padre tocaba
el piano igual que mi hermana y yo simplemente seguí los pasos de la familia, para ser honesta. Empecé a tomar clases y las dejé cuando se pusieron complicadas. Me acuerdo
cuando la profesora de piano insistía en decirme que yo tenía que tocar algo con la mano derecha y otra melodía con la izquierda. Ahí ya no quise saber más nada y dejé las clases
de piano. Tampoco me gustaba esa maestra porque me llamaba “Seira” (Risas).

“Hubo una época en mi vida en que realmente me preocupaba bastante lo que decía y
pensaba la gente sobre mí”.

– ¿Nunca pensaste en dar clases de música para ver si eras mejor en ese sentido?
– Hace poco di una clase maestra en la Universidad de Nueva York en el Instituto Clive Davis. Y me pareció maravilloso.

– ¿Habiendo conocido el éxito con los comienzos de iTunes, te consideras una maestra en medios de Internet donde la gente no siempre deja los mejores comentarios?
– Hubo una época en mi vida en que realmente me preocupaba bastante lo que decía y pensaba la gente sobre mí. Pero a medida que fue pasando el tiempo ya no me preocupo
tanto.

– ¿Alguna vez pasaste por cierta prueba de audición en shows del estilo de American Idol o The Voice?
– Yo estudié en UCLA y el primer año me la pasé buscando mi tribu, gente con quien pudiera identificarme y descubrí un grupo de a capela que había participado en un concurso de talentos qué se llamó Spring Sing. Me encantaba como cantaban.
Al año siguiente tomé una prueba de audición y yo entré al mismo grupo.

 

“Yo había empezado a tocar instrumentos cuando era muy joven”.

Literalmente todavía guardo un diario donde había escrito como si finalmente había conseguido la gente con la cual me llevaba bien. En vez de organizar fiestas con cerveza, hacíamos coreografías con música de Janet Jackson. No exagero para nada. Éramos un grupo de gente muy extraña que disfrutaba cantando.
– ¿Protagonizaste también alguno de los típicos musicales de teatro como High School Musical, pero en la universidad, imaginando que alguna vez ibas a presentar el Premio Tony?
– En la Universidad no hicimos ningún musical pero cuando era más jovencita, en la ciudad de Eureka donde yo me crie, al Norte de California, había participado en musicales como Charlotte’s Web y Little Shop of Horrors además de un show que se llamaba Quilters and Mystery of Edwin Drood.

Sara Bareilles nació en la perfecta ciudad de Eureka, al norte de California, con otras tres hermanas. El padre, Paul Bareilles trabajaba en una compañía de seguros cuando se divorció de la madre Bonnie Halvorsen. Y con ánimos de seguir una carrera profesional con la música, Sara había entrado a la Universidad de California, para estudiar Comunicaciones, donde realmente dio sus primeros pasos como compositora. Con el grupo Awaken a Capella incluso grabó el álbum Dysfunktional Family, cantando la versión
original de su canción ‘Gravity’, además de ‘I Want You Back’ de Michael Jackson.
Por un tiempo, se presentó en vivo, en los conciertos de Adam Levine y Maroon 5.
Pero nada puede compararse con el éxito que tuvo a partir del lanzamiento de ‘Love
song’ en iTunes, para vender nada menos que nueve millones de copias, solamente
en Estados Unidos. Y después de haber pasado por Broadway con la comedia musical
‘Waitress’ (donde también se puso de novia con su compañero de escenario Joe
Tippett), Sara sorprendió todavía más con la presentación en vivo, en TV, del musical
‘Jesucristo Superstar’.

El mejor consejo que puedo dar es “Concéntrate en el trabajo en vez de los resultados.”

– ¿Cómo resultó la sorprendente experiencia  de protagonizar con John Legend
el musical en vivo, por televisión, de ‘Jesucristo Superstar’?
– Yo estaba muy nerviosa, pero John Legend, sin sentir toda la presión de tener que interpretar a Jesús en televisión nacional y en vivo, sin cuidado me dijo “Me voy
de gira por Asia y cuando vuelva vamos a poder ensayar cinco días”. ¡Cinco días
nada más para ensayar! Pero salió todo bien. Y nos divertimos bastante.

 

– ¿Y en medio de semejante presentación en vivo, no salió nada mal?
– Habíamos hecho un ensayo de vestuario el sábado anterior y ahí sí que hubo ciertas cositas que no salieron tan bien… como cuando con John teníamos que pasar por un banco del escenario y el banco nunca estuvo.

Igual seguimos como si nada hubiera pasado. Y en cierta forma agradecí que haya pasado. Fue una buena forma de romper el hielo, porque el público nunca lo notó.

– ¿En medio de tu carrera nunca te cruzaste con alguna otra experiencia que no funcionó tan bien como esperabas?
– Sí: una canción que escribí para el musical de Broadway ‘Waitress’.
En la preparación hay muchas canciones que no siempre terminan en el show. Uno de los momentos más vergonzosos fue con un de los primeros trabajos donde me asignaron
una canción para la escena entre el personaje principal y el esposo abusador. En la película que está basada, él aparece en cierta forma muy dulce pidiéndole que
tuvieran relaciones sexuales y se lo pide con un “Por favor, por favor”.
Es una parte muy incómoda de ver y mucho más incómoda de componer con una canción. Y a mí se me ocurrió que la única forma de hacerlo un poco más cómodo era deletrear letra por letra “P L E A S E H A V E S E X with me.” Ese era el coro de la canción. Y quedaba horrible. Pero el pobre hombre tuvo que cantar la canción y era tan dulce
como actor… Pero no le quedaba otra opción que cantar aunque fuese mala. Él hizo lo mejor que pudo. Ahí la que estuvo mal fui yo.

– ¿Nunca imaginaste que iba a ser tan difícil componer la música y la letra de un Musical de Broadway?

– Bueno, para empezar, el proceso es demasiado largo. Si hubiera sabido en la que me estaba metiendo no creo que hubiese aceptado. Pero hoy estoy contenta de haberlo hecho. Fui muy ingenua al aceptar. Tomó muchos años de mi vida y muchas más horas de
trabajo de las que te puedas imaginar. Fue demasiado. Sentí como si estuviera empezando
mi carrera de nuevo, donde no sabía lo que estaba haciendo. Y viví un sentido constante
de descubrimiento.

– ¿Pero quién dijo “Hagamos un musical basado en la película ‘Waitress’? ¿Fue tu
idea o te contrataron?
– Me habían llamado para hacerla los productores que habían comprado los derechos
de la película que había hecho antes Kerry Russell. Y lo más gracioso es que al día de
hoy sigo sin haberme encontrado nunca con Kerry.
– ¿Sabes si al menos vio el musical?
– Ni sé si vio la obra en Broadway. No creo que la haya visto, lo que me hace preocupar si es realmente buena… pero así fue como acepte y seguí mi camino. Un largo camino
que duró 5 años de mi vida.

 

– ¿Llegaste a hablar con otros compositores de Broadway como para saber la diferencia entre semejante experiencia y la composición de música pop con
que ya habías tenido éxito?

“Algo maravilloso que aprendí en el proceso de componer el musical de Broadway ‘Waitress’ fue compartir ideas, porque yo siempre fui muy privada en ese sentido”.

– No hice nada de eso. Y supongo que fue a propósito porque yo trataba de mantenerme realmente en la forma en que yo había crecido haciendo música, escuchando el estilo
de canciones de otros musicales de Broadway.
– ¿Y cuando componías las canciones de ‘Waitress’ te imaginaste en el rol principal?
– Ahí sí que fue como haber cumplido una fantasía. Sentí que estaba soñando. Cuando estaba componiendo las canciones durante el proceso jamás lo imaginé. Yo
simplemente me dediqué a componer canción por canción. Y en un momento grabé un álbum entero cantando sola para ver como iba a quedar todo el espectáculo, que
es lo más narcisista que he hecho en mi vida. Jamás hubiese podido imaginarme que después que me ofrecieron componer las canciones del espectáculo podía llegar ofrecerles a los productores que sería una buena idea que yo también las cantara.

 

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado