Widgets Magazine

TIENES UNA ALBERCA MÁGICA

La gran mayoría de las personas buscamos con pasión algo que no sabemos bien a bien qué es. Se trata de una verdad que resuena en lo profundo y que se siente bien, nos afilia y hace regresar a casa, al sitio en donde encontramos paz. En muchos casos, es la búsqueda de nosotros mismos. Sin embargo, cuando se emprende dicho camino, se inicia un recorrido hacia el interior, que cuestiona, confronta e incluso, en ocasiones, avergüenza.

Buscamos las respuestas en libros, en gurús, en la filosofía, la religión o los chamanes. No obstante, el impulso de esa búsqueda nunca se sacia; la información que obtenemos de esas fuentes satisface momentáneamente al cerebro, mientras el alma continúa sedienta. Al menos esa ha sido mi experiencia durante años.

Anhelamos la expansión de nuestra persona, sentirnos radiantes y en paz; e intuimos que hay algo en nosotros que tiene las respuestas, a lo cual la mente y el intelecto no tienen acceso: es el corazón.

 

¿Información o sabiduría?

La mente nos da información y el corazón sabiduría, esa es la diferencia. Sí, la mente se encarga de tomar los datos del exterior para ayudarnos a navegar y sobrevivir en este mundo. La sabiduría, en cambio, surge de lo profundo, siempre ha estado ahí y es nuestro maestro interior, a quien quizá no hemos siquiera saludado.

Te invito a conocerlo, consultarlo y sacarle provecho. Me gusta cómo Barbara De Angelis, en su libro The Choice for Love, compara a ese sabio interior con una alberca que un día se descubre en el patio de la casa. Su vista es tan atractiva, la superficie tan azul y clara, que de inmediato invita a echarse un clavado. La temperatura del agua es perfecta y te hace sentir absoluta paz y contento. Conforme descansas en la alberca encantada, te das cuenta de que puedes ver todos los aspectos de la vida con una claridad impresionante. “¡Qué maravilla!”, te dices, “¿Cómo no conocía esta alberca milagrosa de conciencia expandida, si aquí ha estado siempre?”

 

Es tu naturaleza

Sí, la alberca ha estado ahí siempre y no se encontrará otra igual en ningún lado. Esa es la sabiduría que ofrece el corazón. Ya sé que la frase suena cursi y gastada, pero te invito a que descubras por ti mismo qué es tu naturaleza. Si nuestra naturaleza está ahí, como la alberca en el jardín, ¿por qué no la hemos descubierto? Porque día con día ponemos obstáculos en el camino que nos lleva a ella. El principal es la mente, que no deja de transportarnos del pasado al futuro, de llenarnos de pensamientos repetitivos, preocupaciones o resentimientos.

A través del silencio y la respiración consciente podemos limpiar el camino y tener acceso a nuestra sabiduría interior. Las respuestas existenciales –todas– siempre están ahí, no hay que buscarlas en el exterior. El cerebro nos puede dar información, esa es su función y está bien, ¡vaya que la necesitamos para sobrevivir!

Sin embargo, cuando se trata de los temas relevantes en la vida, esas afirmaciones que sabemos que son ciertas, sin necesitar argumentos, como cuando has pensado: “es tiempo de cambiar de trabajo”, “no sé por qué no le creo”, “ella será mi esposa”, “es por aquí, esto es lo que me apasiona hacer”, es el corazón energético el que nos guía, mediante un “saber” profundo y una sensación sutil en el cuerpo.

Te invito a conectarte con esa voz interior, a darte un espacio de silencio, para sumergirte en tu alberca de serenidad y de paz interna en donde siempre se encuentran todas las respuestas.

No hay comentarios

Dejar un comentario

Su correo electrónico no será revelado